No saquemos las cosas de contexto

Buenas noches!

La idea de comenzar este blog es poder compartir con todos aquellos que quieran leer y aprender de mi experiencia. Compartiré algunos consejos y opiniones que iré dando de lo poco que sé, pero que ahora se ha convertido en lo más fundamental de mi vida y adicionalmente es de lo más divertido y aventurero: ser mamá.

Hoy he decidido empezar con esto porque llevo mucho tiempo queriendo compartir muchas cosas con todos vosotros. Para mi no hay nada en este mundo comparable a ser madre. Lo diré cien millones de veces más y no me cansaré de decirlo. Yo, personalmente, no lo cambio por nada; ni por el mejor viaje, ni el mejor trabajo… No lo cambio ni siquiera por el tiempo que es otra de las cosas más valiosas que tenemos sin saberlo.

Para mi: “Ser madre, es el mejor viaje que se puede hacer y es el trabajo más gratificante que se puede tener; el que te hace ser mejor persona, más generosa y que dura toda la vida”. -Misspatucos-

cropped-img_6762.jpg

 

¿Qué se puede pedir más?  Si hay algo que se puede pedir más, es, sin lugar a dudas: disfrutarlo, compartirlo con tu familia, con tus amigos, pero disfrutarlo y vivirlo de la mejor forma que sepas hacerlo, aprendiendo, equivocándote, riendo, llorando, pero por encima de todo disfrutándolo.

 

Y ésta es la razón de mi blog. Sumado a que como no quiero ser pesada con mis amigos, familia, compañeros de trabajo he decidido expresarlo de esta forma. Así será más fácil para los que queráis seguirme y estar al día y yo poder hablar, hablar y hablar que tanto me gusta.

Mañana es el día de la violencia obstrética y saltarán muchas chispas y muchos comentarios al respecto de las barbaridades que ocurren en los partos no respetados. Hoy, Carlos González, un pediatra y escritor al que admiro y con quien estoy de acuerdo en muchas cosas y en otras no tanto, ha compartido un artículo de “Creciendo Juntos Asturias” (grupo en facebook) donde preguntan a las mamás que tuvieron a sus hijos por cesárea, si le ataron las manos. Comparto el link:

http://www.bebesymas.com/parto/parto-por-cesarea-con-las-manos-atadas

Dado que soy una persona que ha tenido una cesárea programada por circunstancias médicas (bebé de nalgas) he decidido explicar mi visión respecto a esto y contestar a la pregunta.

El 25 de Junio de 2015, a las 09:20 am, acudió mi médico a la habitación donde nos encontrábamos esperando mi marido, mi pequeña barrigota con Jorge dentro y yo para preguntarnos que tal estábamos e indicarnos que nos fuéramos preparando para entrar a quirófano.

Cuando digo prepararse implica: quitarse todo lo que uno lleva encima (incluidos anillos, horquillas, gomas de pelo…) y ponerse un camisón (que todos sabéis, es bien feo donde se dejan las verguënzas fuera). Así lo hice.

A las 09:30 am vino un celador muy simpático a buscarme para llevarme en la camilla al quirófano. La verdad es que yo me encontraba perfectamente y eso de entrar tumbada boca arriba mirando el techo, no era típico de mi, que soy un poco cotilla, me encanta ver, preguntar y hablar… Por lo tanto yo le indiqué mi preferencia de ir sentada en la camilla y así fue. Me senté a lo indio, con las piernas cruzadas y me despedí de Juan. Tal y como me contó el celador hicimos una entrada triunfal en el quirófano ya que él nunca había llevado a nadie sentado así teniendo en cuenta que tenía 27 años y llevaba un bebé dentro. 😀

Así que mi primera impresión fue divertida porque efectivamente íbamos casi riéndonos por el pasillo con la historieta y haciendo alguna broma.

Cuando entramos es cierto que el ambiente cambió. Todos estaban esperándome. No recuerdo bien cuántos éramos pero creo que unos 5 contando con el mejor Ginecólogo que conozco (y digo esto porque para mí lo es y creo que lo seguirá siendo mucho tiempo). El ambiente lógicamente cambió, que todo no va ser divertido y risas… y mejor así, porque efectivamente se trata de algo importante y cuanto menos serio, por lo que el ambiente ha de ser algo más acorde.

Recuerdo que lo primero que hicieron fue presentarme al Anestesista y me indicaron cómo iban a proceder para ponerme la anestesia. Os cuento que en mi caso, a mi particularmente me pusieron una anestesia que se llama “raquídea”. Quizás otras personas en otro momento hayan tenido que precisar de otra anestesia, yo os cuento cómo fue lo que yo viví.

Me sentaron en una camilla y me dieron un pequeño pinchazo en la espalda que no es que doliera, porque no duele como tal. Es que se siente como un pellizco frío, que lo que trata es de adormilar la zona para posteriormente poner la anestesia.

A los pocos minutos me pusieron la anestesia raquídea.  He de decir que no me enteré en absoluto y que cuando me dijeron son las 09:40, vamos a empezar, y me tumabron… flipé en colores y les dije: ¡por favor, por favor que no me habéis puesto la anestesia! Obviamente me la habían puesto pero de verdad, no me enteré…

Como os digo me tumbaron, me pusieron la vía con suero en un brazo y en el otro brazo un aparato para medir la tensión y controlar las pulsaciones y demás… Y SÍ; me ataron los brazos. Pero en ese momento no me pregunté por qué, ni me pareció mal… Están 5 personas en un quirófano, ofreciéndome toda su atención, cuidándome con el mejor cariño, preguntándome en todo momento cómo estoy, que les cuente algo, dándome la mano… Y mientras yo empiezo a estar nerviosa porque solamente quiero ver a mi pequeño y que me digan “tranquila está todo bien, ha salido todo bien”. Pues no, lo siento, no lo pensé; y ahora que tengo momento de pensar en ello, no me parece raro. Me sentí cómoda, me sentí acompañada y respetada a pesar de estar atada con los brazos y un millón de artilugios por el cuerpo… Creédme que estar atada para mi no era problema. Estaba completamente desnuda con el batín ese terrorífico y entregas toda tu confianza a unos médicos y enfermeros para que saquen a tu pequeñin de tu tripa, porque ahí no puede permanecer de por vida… Y sinceramente lo último que me preocupa es que me aten los brazos.

Mi pregunta es: ¿estamos llevando todo esto del parto respetado al extremo? o verdaderamente nos cuestionamos estas preguntas de si te ataron o no en una cesárea, porque se ha comprobado científicamente que sujetar las manos (yo prefiero llamarlo así a partir de ahora) es perjudicial para el bebé o la madre.

Sinceramente hay cosas por las que uno se escandaliza que yo no las entiendo y no las comparto para nada.

Creo en la sabiduría de muchos médicos, enfermeros y personal dedicado a la medicina que esto no se hace por antojo de alguno de ellos.

¿Os habéis parado a pensar qué puede pasar si por desgracia ocurre cualquier cosa en el quirófano que haga saltar las alarmas y encima lo oiga y sea consciente una madre y se encuentre sin sujeción? Porque no sé vosotros, pero yo no tengo ni idea de cómo puede reaccionar mi cuerpo, y mi mente y Dios no quiera que tenga que comprobarlo… Verdaderamente prefiero estar prácticamente inmóvil para facilitar el trabajo a unos especialistas que dedican su vida a ello.

Con esto no quiero decir que haya personas que prefieran lo contrario. Pero indudablemente, creo que no se puede cuestionar de tal forma una actuación cuyo fin único es el bien de una persona. Y mucho menos, como para llegar a lanzar un mensaje de que estamos ante una cesárea no respetada o violenta.

Lo siento pero no lo comparto. Yo me sentí muy acogida por todo el personal en todo momento, y por nada del mundo me sentí violenta. Incómoda, quizás. Pero por la situación que te encuentras en general (no creo que sea necesario especificarlo).

Y en serio os hablo con el corazón, cuando os digo que no me siento más feliz desde aquel día a las 10:00 am que vi a Jorge por primera vez durante unos segundos, y me lo acercaron para que le diera besitos en la mejilla. Que otras madres han tenido oportunidad de estar durante unos minutos con él en brazos nada más nacer por no estar sujetas y porque tuvieron un parto natural… ¡pues claro que las hay! Y espero que sean la mayoría. Y ese momento será también inexplicable e inigualable y muchas cosas. Pero yo no siento que me hayan robado esos momentos, ni tampoco los echo en falta o pienso que mi conexión con Jorge puede ser menos por no tener esos minutos en contacto piel con piel nada más nacer. Creedme que no. La conexión con los hijos se forja durante muchos días, se alimenta de amor y constancia y ante eso nadie gana a cualquier madre independientemente de que su hijo nazca por cesárea o no.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

10 comentarios en “No saquemos las cosas de contexto

  1. Me requeteencanta Pati! Me parece una idea estupenda para que compartas todos los pensamientos que se te pasen por la cabeza y que por falta de tiempo no nos puedes contar en persona. En esta vida de locos sin parar de un sitio a otro y tú mientras dedicando tu mundo a Jorgito con tantísimo tiempo para pensar y mimaros. ☺️ Disfrútalo mucho ya sabes que soy tu primer seguidora!!

    Me gusta

  2. Hola, acabo de conocer tu blog y me gusta mucho.
    Yo soy Ana, madre de 5 niños y embarazada de la 6ª. También me gustaría tener mi propio blog pero no tengo tiempo, quizá cuando me jubile (jeje).
    He leído varios post y con este me siento bastante identificada.
    Ya dejé mi opinión en bebés y más (http://www.bebesymas.com/respuestas/creeis-que-aun-hay-violencia-obstetrica-en-el-parto), porque mi experiencia en mi último parto fue un poco desastrosa.
    Pero ahora, que voy a parir otra vez estoy intentando “reconciliarme” conmigo misma y reestructurar mi vivencia. Sé que los recuerdos se forjan a base de vivencias, no de hechos concretos… Me sentí mal durante el parto y guardo un mal recuerdo porque me citaron para una “maduración” y no viví las etapas del parto como en otras ocasiones, me mandaron a la habitación y allí pasé un día entero (24h) con contracciones fuertes pero no “seguidas”, que para ellos no eran de parto, hasta que decidieron ponerme el gotero con oxitocina y pasaron a ser igual de fuertes pero seguidas, yo no quería la epidural porque la última vez no me había hecho efecto pero desesperada por el dolor (y el cansancio de 24h sin descansar) la pedí. Y esta vez tampoco me hizo efecto, me pusieron varios bolos porque sentía todo. Lo que sentía es que mi hijo no estaba bien colocado y el ginecólogo se pasó 2 horas intentando colocarlo para que el parto fuera vaginal. Mandaron a mi marido fuera, y les pedí que no entrara porque sabía que me lo iban a sacar como fuera. Al final fue vaginal, con ventosa, con una buena episiotomía y con hemorroides para largo tiempo. Me sentí fatal, mis otros partos habían sido muy diferentes, con más o menos dolor, largos, pero con mi marido al lado y sin ese sentimiento de que estaban haciendo de mí lo que querían. Aún así, allí les di las gracias, porque mi hijo nació perfecto, y me lo pusieron piel con piel y ya se me fue pasando todo…
    Pero durante estos casi dos años no he dejado de pensar que ya que ellos habían decidido inducirme el parto y no esperar a que yo me pusiera de parto, luego podrían haber sido consecuentes y haberme hecho una cesárea en vez de hacerme pasar todo lo que pasé. Y no sólo se lo recriminaba a ellos (ginecólogos) sino a mí misma por no haber expresado realmente lo que sentía. Sobretodo por el tema de la epidural, que si te la ponen y te la ponen mal pues que te ofrezcan otra anestesia, ¿o es que si operan a alguien se lo hacen en vivo porque la anestesia no ha hecho efecto?
    En este momento estoy intentando pensar en positivo (y cómo ves aún no lo consigo), hoy mismo he hablado con la matrona y me ha dicho que espere a estar con contracciones para ir al hospital, y yo le he dicho y si me citan para inducción ¿qué hago? ¿no voy?… El caso es que si me citan para inducción podría no ir y luego irme a otro hospital… No sé qué haré. También me comentaba que si la última vez con la epidural lo noté todo y fue tan mal que no me la ponga y así al menos podré moverme libremente, pero esto tampoco es así, te ponen gotero, monitor… y realmente lo que es moverte no te dejan moverte mucho…
    Bueno, aún quedan dos meses casi… Ya te contaré…

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Ana!
      Lo primero muchas gracias por leerme y tomarte la molestia de escribir y contarnos tu historia.

      También quiero darte la enhorabuena por ese bebé que estás esperando y te deseo de todo corazón que esta vez vaya todo bien.

      En cuanto a tu historia, debe ser durísimo haber vivido una mala experiencia en tu ultimo parto. Pero tienes que tratar de olvidarlo y sobretodo de intentar no darle más vueltas. Pensar que a pesar de todo tuviste a tu bebé y esa es la recompensa más grande que se puede tener. Eres una auténtica luchadora y tienes que confiar en que esta vez todo irá mejor. Intenta dejar los miedos a un lado.
      Y si yo fuera tú hablaría con el ginecólogo que te lleve el parto en estos momentos y con la matrona y hazles ver que no quieres volver a pasarlo mal…
      Sé que también puede pasar que ellos no te atiendan el día del parto porque a veces pasa, pero independientemente, seguro te ayudará hablarlo con ellos. Otra opción, sería también que lleves escrita desde casa la hoja de consentimiento del parto ya preparada y con comentarios de antemano. O incluso hablarlo con tu marido para que en caso de que vaya algo un poco regulero os pongáis firmes en vuestra decisión.

      Piensa que este último parto fue una mala experiencia pero que esperemos no se vaya a repetir.

      En cuanto a lo del blog, seguro que es buenísima idea que lo pongas en marcha. ¡No dejes de intentarlo! ¡Yo te animo!

      Mucho ánimo y nos seguimos leyendo.

      Te mando un beso enorme.

      Confía en que todo irá bien. La fe mueve montañas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s