¡A la tercera va la vencida!

Buenas noches!

Lo primero, quiero daros las gracias por todos los que me habéis escrito y los que de alguna forma me habéis hecho saber que os ha gustado la idea de que escriba.

Me gustaría que el post de hoy hiciera reflexionar, y haceros llegar que no os rindáis nunca; que sigáis intentando alcanzar lo que más ansiáis todos los días de vuestra vida, y que no os conforméis.

Ya sabéis de alguna manera cómo fue la llegada de Jorge. Pero también me gustaría contaros que no siempre es fácil.

Juan y yo nos casamos el 7 de Diciembe de 2013 y a los pocos meses yo me quedé embarazada. Y tuve suerte porque no siempre ocurre tan pronto. Pero no hay que desesperar, ni echarse las manos a la cabeza, ni alarmarse, si no llega tan pronto deseamos. Además en algunos casos como el mío, vino pronto pero también se fue.

Antes de que llegara Jorge, tuvimos la mala suerte de sufrir dos abortos espontáneos de repetición. Para los que no conocéis de que se trata, un aborto espontáneo sucede por una causa que a veces se sabe y otras no; siempre de manera involuntaria antes de las 20 semanas de gestación. Y en cuanto a lo de repetición, es cuando una persona ha tenido dos o más abortos que se han producido bajo circunstancias similares haciendo pensar que hay alguna causa que lo justifica.

IMG_6833El éxito de la vida no está siempre en vencer, sino en no darse por vencido nunca. (Tus vecinos prefes, Ali y Arturo).

Nosotros tuvimos dos abortos espontáneos de repetición antes de la llegada de Jorge. Uno tuvo lugar el 17 de Mayo de 2014 con apenas 8 semanas de gestación. La causa aparente fue un hematoma intrahuterino. Los médicos, normalmente, te dicen que es algo muy normal, que ocurre muchas veces y que no saben por qué. Aprovecho para deciros que si no os quedáis satisfechos con la respuesta, siempre busquéis la forma de seguir preguntando a otros profesionales. Algunos se toman más molestias que otros en tratar de encontrar el por qué.

En ese momento no conocía a nadie dentro de mi círculo que hubiera tenido un aborto espontáneo parecido. Así que, la verdad, aunque yo por dentro no estaba convencida, no quise ser preguntona por una vez y me fui con mil dudas a casa. No sé si recordáis qué día era… Pues, la final de La Liga, donde Barça y Atletico de Madrid jugaban el último partido y se decidiría quién ganaba. He de añadir, que Juan, mi marido, es un auténtico fan y fiel seguidor del Atleti. Así que, su whatsapp estuvo echando humo mientras estuvimos en el hospital, donde nos enteramos que el Atleti hacía historia ganando una de las Ligas más disputadas desde hacía mucho tiempo. Yo me enteré en una camilla y él en la sala de espera, donde se encontraba con un par de amigos que vinieron a ver el partido a casa, y mis padres que llegaron en cuanto lo supieron (ni siquiera sabían la noticia del embarazo).  Hubo algunos que incluso le llamaron para celebrarlo, así que imaginar que trago  pasó porque el pobre no sabía ni que decir, ni siquiera si celebrarlo o no. Victoria agridulce para todos, que ese día íbamos con el Atlético…

El otro aborto tuvo lugar el 1 de Agosto de 2014. Este era un poco más avanzado porque ocurrió con 8 semanas. El motivo fue el mismo que el anterior: aparición de un hematoma. ¿Otra vez el maldito hematoma?

Yo supe lo del hematoma unos días antes de mi visita regular con mi Ginecóloga, que posteriormente cambié. Debéis tener un feeling con vuestro ginecólogo.  ¡Buscádlo! Yo tuve la inmensa suerte de encontrar uno rápidamente, gracias a una llamada en el momento oportuno de un familiar, que se encontraba con la amiga oportuna y ¡tachan! Me recomendaron ir al mejor Ginecólogo que conozco en estos momentos. Para que luego digan, el boca a boca es lo que mejor funciona y lo que más rápido llega.

Como os decía, el 1 de Agosto, a la 1 de la madrugada estuve en urgencias en un Hospital Público. Este caso fue mucho más doloroso en muchos aspectos (tanto físico como emocionalmente).

IMG_6834
Raquel y Sergio

En mi caso yo sufrí contracciones y me retorcía por lo suelos y por donde podía, lloraba de dolor, me revolvía todo el tiempo… Tardé aproximadamente una hora en que me atendieran porque era el día en que media España se va de vacaciones y por lo tanto en el hospital no había mucho personal. Estuve ingresada casi 16 horas. En estos casos existen muchísimos protocolos, y muchísima seguridad (y me alegro por ello). Tuve que permanecer en el hospital hasta que tuvieran totalmente la certeza, de que no se podía hacer nada más. Esto es así, porque con 8 semanas de gestación (e incluso menos), lo creáis o no, hay mucha vida. Y ya con menos de 8 semanas hay un corazón latiendo. Y nuestra pequeña estrella (así lo llamo yo) tenía un corazón latiendo desde hacía días, pero ellos ese día ya no eran capaz de oirlo. Por lo tanto hay que esperar. Y hay que esperar mucho más si no hay un informe médico previo, en el que se justifique que había un latido. ¿Y esto por qué? Pues porque si nunca apareció, puede que aparezca más tarde (ya lo explicaré en futuros post, pero las gestaciones se calculan desde el primer día de tu último periodo. Esto se hace para globalizarlo de alguna manera entre todas las mujeres. Pero a veces, las cuentas fallan porque no todas las mujeres siguen el mismo patrón. Por lo tanto unas veces  se escucha el latido antes o después). Y nosotros no teníamos un informe médico del Ginécologo diciendo que había latido. Y era 1 de Agosto, de madrugada.

Teníamos una ecografía que posteriormente trajo Juan, donde ellos entienden que se ve un latido. Pero obviamente no es certeza para confirmarlo. Así que tuvimos que esperar más hasta que finalmente no se pudo hacer nada y concluyeron. Yo ya era consciente de ello, porque yo sí vi el latido con mis propios ojos días antes, por lo que sabía se había perdido. Es más, recuerdo claramente las palabras que me dijo el médico: “Tranquila, porque a este pequeñín lo vamos a salvar”. Pero a veces es demasiado tarde, así que no se pudo hacer nada.

Tengo que mencionar que la sanidad pública en España es una de las mejores del mundo. Los mejores médicos están ahí. Y mi Ginecólogo estuvo trabajando en ella durante muchísimos años hasta que no le dejaron más. Pero hay algo de cierto en lo que voy a decir: creo que la Sanidad Pública está perdiendo valor por falta de recursos y por estar completamente saturada. Yo no voy a dar nombres de los hospitales que estuve, pero tengo que comentar que tras mi segundo aborto, una Ginecóloga muy jovencita me estuvo explicando que tenía indicios de padecer un principio de Trombofilia en la sangre. Esto es una alteración en la misma, producida en mi caso cuando me quedo embarazada; aunque es cierto, no siempre tiene que ocurrirme. Y esto supone que mi cuerpo no es capaz de procesar de alguna forma el flujo de sangre y es por ello que se empieza a coagular y se comienzan a formar hematomas intrauterinos, lo que pone en riesgo la permanecencia del embrión o feto.

Podéis imaginar mi cara de poker cuando me dicen esto y me dicen que por protocolo aunque hay un indicio, no pueden mandarme las pruebas para verificarlo ya que se hacen a partir de un tercer o cuarto aborto por la misma causa. Lo flipas en colores. Y esto es por falta de recursos. Es una tema simplemente económico. Las pruebas de coagulación se llevan a cabo en laboratorios grandes y son muy costosas. Ósea, que me vienen a decir, que sintiéndolo mucho, me vaya a mi casa y que si vuelvo a quedarme embarazada y lo vuelvo a perder por las mismas causas, empezamos a hablar… Aunque he de decir que por lo menos me informaron. Me duele en el alma esto, porque yo tengo la inmensa suerte de poder pagar un seguro médico privado, y de que encontré un médico que se preocupó en ayudarme a buscar la alteración y focalizarlo para solventarlo. Mi anterior Ginecóloga era de la sanidad privada y para ella todo era normal porque ocurre muchas veces. Lo que quiero deciros es que no tiene que ver con que el médico trabaje en la privada o en la pública; creo que la diferencia está en la persona. La jovencita que me atendió en el público, hizo todo por intentar que me hicieran las pruebas… y me informó. No se quedó en el “es normal, hay muchos casos…” Y repito, hizo todo lo que pudo, a pesar de no poder analizar mi caso por protocolos o sistemas meramente burocráticos. Esta jovencita que tenía como yo 26 años, quería seguir analizando mi caso y habló con sus compañeras, pero con todo la pena del mundo me dijo que no podía hacer más.

Así, que una vez que volvimos a casa, dejé la noticia en el buzón del teléfono de mi Ginecólogo y me devolvió la llamada en cuanto lo supo.

Ahí fue cuando empezamos un sinfín de pruebas genéticas y análisis que me mandó el crack. Parece ser que se obtiene muchísima información a partir de estos resultados. Y también puede haber muchas patologías que se consideran como deficiencias en el comportamiento de la sangre, que se solucionan con medicamentos. En mi caso debían licuar un poco más la sangre para que no se formen los temidos coágulos y acaben por aparecer los dichosos hematomas. Por favor, quienes leáis esto, tened en cuenta que no soy médico, y que supongo que no todos los hematomas son iguales, y son tratables de la misma forma. Lo que quiero que tengáis en mente es que simplemente a veces hay una causa que lo justifica. No os quedéis con una respuesta que no os convence.

Quiero que sepáis también, que no es nada fácil encajar una pérdida por minúcula que sea, y dos, no quiero ni contaros. Y más cuando se desea que siga adelante. Cuando encima piensas que hay algo que falla en tu organismo y que además no está científicamente probado que siempre vaya ocurrir, te preocupa más. Porque entra el juego del azar. Y porque muchas veces se estudia mucho y a veces no saben por qué; y otras se estudia, y existe una posibilidad de solucionarlo; pero verdaderamente hay que probarlo.

Quiero desde aquí dar las gracias a todos mis amigos y familia los que me mandasteis infinitos mensajes y muestras de apoyo. Porque tengo que decirlo, sois íncreibles.

Por último quiero que seamos conscientes de todo esto. Que aquellas personas que preguntan a los casados si están pensando tener hijos, que lo piensen tres veces. Puede que ya lo hayan intentado y que estén pasando un mal momento. O incluso que les esté costado alcanzarlo…

Aquellos que dicen que un embarazo de 6, 8 o 10 semanas, o las que sean… No es casi nada, pensadlo.

IMG_6836
Semana 10 embarazo
Con 10 semanas de embarazo Jorge medía 3,5 centímetros. Sí, habéis leído bien. 3,5 centímetros y tenía un cuerpecito de bebé. Se distinguían perfectamente hasta los dedos de las manos y los pies, se le observaba moverse, estirarse… Por favor, no voy a entrar a valorar lo que pensáis, solo pido que lo reflexionéis y os concienciéis también de que hay vida mucho antes de lo que uno cree… Os dejo un vídeo donde podréis verlo:

PD: Con este post quiero decir que aquellas personas que paséis por algo similar no os rindáis. Yo es algo que superé hace mucho tiempo, sólo quiero compartirlo porque considero que a veces, simplemente, sirve de ayuda.

Anuncios

13 comentarios en “¡A la tercera va la vencida!

  1. Espectacular mensaje para el que esté pasando por la misma situación o quien se le dé en un futuro. Muchas veces cuando te llegan malas noticias se te cae una baldosa en la espalda y piensas: por qué a mi? Leyendo estos artículos te das cuenta que tanto lo bueno ( el precioso Jorge) como lo malo, puede pasarle a cualquier persona… Lo más importante: no desesperar; y por supuesto, tener un Juan en tu vida…que sepa estar a las duras y maduras para pasar estos momentos lo mejor posible. Disfruta TODA la vida del exito de tu tercer intento, te lo mereces!

    Me gusta

    1. Paty!!!!! Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que quiero contar las cosas buenas y no tan buenas porque creo que si ayuda, sobretodo porque esto es un mundo y a veces escucharlo de alguien más cerca también parece más real… Gracias de verdad! Besitossss

      Me gusta

  2. Muy buen escrito Paty!! Te felicito por tener la fuerza para escribir tu historia y compartirla con todas las chicas que estén en tu misma situación! Seguro que ayudas a muchas familias que se sentirán menos solas cuando ocurre algo asi. Te quiero mucho primis

    Me gusta

  3. Pati, me ha gustado mucho conocer tu experiencia y el mensaje que transmites.
    En cuanto al primer post, me encanta cuando cuentas cómo entraste en el quirófano… . ¡Enhorabuena! Besis.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s