Ser padres es para toda la vida

¡Buenas noches!

Como siempre antes de nada, daros las gracias a todos por los que me estáis animando a seguir escribiendo. No os podéis imaginar el trabajo que hay detrás de todo esto.

Decidí empezarlo un día que me dio la locura, aunque llevaba varios meses pensándolo. La verdad, es que es bastante reconfortante y motivador pero a veces tiene su parte de estrés… Todo depende también de cómo se lo tome cada uno. Pero bueno, yo creo ser una persona que se toma bastante en serio todo lo que hace. Y aunque parezca mentira a mi me cuesta exponer lo que pienso y me pongo nerviosa cuando lo voy a mandar. Me pregunto si os va gustar, si os voy a aburrir, si está bien escrito, si todo el mundo va a encajar bien mi opinión o no… Pero bueno he de decir que hay una frase que me ha encantado de una amiga que me ha hecho pensar en ello y me ha relajado bastante:

En temas de opinión personal: “Nunca puedes equivocarte cuando dices lo que verdaderamente piensas, otra cosa es que alguien no te entienda”. 

Y, efectivamente, así es. Siempre diciendo las cosas con respeto, por supuesto, para no dar lugar a malentendidos ni enfrentamientos. Pero es así. Al fin y al cabo las opiniones son diversas y se basan en las experiencias que rodean a cada persona y en su forma de ver las cosas. Por eso, cada uno puede tener un punto de vista diferente. Y esto no quiere decir que uno sea mejor o peor. Simplemente son diferentes.

Ayer 7 de diciembre, fue nuestro segundo aniversario de boda. Así que tengo que hacer una mención especial a Juan. Una de las mejores personas que he conocido nunca. La verdad que tengo muchísima suerte, porque es una persona excepcional y un padre excelente, y lo más bonito de todo es que nos lo pasamos en grande juntos en esta nueva aventura. Nos ayudamos muchísimo los dos y nos compenetramos muy bien.

IMG_0086

Gracias Juan: por ser como eres conmigo, por ser como eres con todos los que nos rodean. Por tu insuperable generosidad, por ser amigo de verdad, por tu inigualable paciencia conmigo (aunque he de decir que mis padres y hermano tienen también un Nobel). Gracias por levantarte por las noches cuando yo estoy cansada y sobretodo, por hacer todo lo que haces en tu día a día con una inmensa sonrisa.

“Esta vida es un suspiro, si no lo vives intensamente con la persona a la que amas entonces no merece la pena”. (Velvet)

Y después del momento pastel, he de decir que él nunca había tratado con niños recién nacidos, y aunque la primera vez fue un poco desastre porque le daba miedo hasta cambiarlo, después de unos días parecía como si hubiera trabajado en una guardería.

La verdad es que al final, te tienes que hacer a la nueva situación. No hay otra opción. Si no has cambiado pañales nunca, el primero quizás tardes más; pero lo harás bien. Como os digo, al final se improvisa todo, unas veces te equivocas, otras, le preguntas a Google, a los amigos, familiares… Yo he preguntado a muchas amigas y familiares. Y la verdad, los mejores consejos me los han dado mis amigas, mi primas, mis padres… Aunque es cierto que cada persona es de una opinión y lo que puede ser genial para unos, para otros es una locura, hay que escuchar todas las versiones y después hacer la tuya propia.

La verdad, creo que esto de ser padres lo estamos haciendo de momento bastante bien. Jorge es un niño muy feliz, simpático con todo el mundo y además se porta fenomenal (de momento). Lo cual hace las cosas bastante fáciles. Aprovecho para contaros a los que no me conocéis mucho, que yo antes era una persona bastante nerviosa y más bien negativa. Tengo que decir que desde que llegó Jorge, ha llegado una calma y una paz inmensa a mi vida. Ya no me estreso como antes, y muchos de los problemas que antes me parecerían enormes, ahora me parecen pequeños o encuentro una solución muy rápido.

Cuando tienes una persona que depende de ti cien por cien, y te dedicas prácticamente en exclusiva a esa persona, tus problemas tienden a relativizarse. Lo que verdaderamente te preocupa ahora es muy distinto.

Creo que esto os pasará a muchos de vosotros cuando os toque. Aunque también hay casos en los que los padres se vuelven más inseguros y más protectores. Pero esto no quiere decir que yo no lo sea. Es más creo que todos los padres primerizos en algún momento somos muy inseguros y tenemos miles de anécdotas que contar.

Ser padres es para toda la vida. Y durante muchos, muchos años, nos seguiremos preguntando todos si estamos haciendo bien las cosas. Lo más importante es confiar en vosotros mismos, y construir una familia transmitiendo vuestros propios valores.

IMG_0221Independientemente de cómo actúen los demás, tú tienes que ser fiel a ti mismo y seguir haciendo las cosas bien. Seguir confiando en ti, y haciendo las cosas como uno cree. Esa es la única forma de equivocarse lo menos posible y de no decepcionarse a uno mismo y a los demás.

Así que eso tratamos de hacer todos los días nosotros, como muchos padres del mundo.

De todas formas quiero que sepáis que desde el momento que estás embarazada, tanto tú, como el futuro padre, viviréis con un poco de miedo. Cuando estás embarazada esperas que todo vaya bien, que el bebé y la mamá se encuentren bien. Pero una vez que nace, ese pequeño miedo dura toda la vida. No se pasa con nada. Simplemente aprendes a vivir con ello y no lo piensas. Porque cuando nace y lo tienes en brazos querrás protegerlo para siempre. Y las primeras veces habrá mayor incertidumbre, pero luego aprenderás a vivir con ello.

Recuerdo el primer día que Jorge durmió con nosotros en la habitación del hospital. Fue el segundo día, ya que el primero de ellos durmió en el nido porque yo estaba bastante cansada y al final sigues dolorida. Acaba de venirme a la mente el recuerdo de despertarme ese primer día, diez minutos antes de las seis de la madrugada. Hora en la que las enfermeras generalmente, sacan al bebé del nido y te lo traen a la habitación. Estás esperando que llamen a la puerta y entren con él en bracitos para comértelo a besos. He de decir que las enfermeras estaban como locas con Jorgito porque nos dijeron que le daban el premio del año al niño más bueno del nido. Nos decían que se acercaban a mirarlo cómo respiraba porque prácticamente no se movió.

La segunda noche decidimos que durmiera con nosotros. Me acuerdo de cuando le pusimos el chupete para dormir, apagamos la luz y nos dijimos “buenas noches”. Me levanté a los dos segundos como un rayo y me puse a mirar a través de su cunita transparente, fijamente. Viendo cómo respiraba. Y le decía a Juan. ¿Qué hacemos? ¿Le quitamos el chupete? A ver si se va ahogar… Mejor se lo quitamos. Bueno no… Se lo dejamos. No. Mejor se lo quitamos… Ahora que digo esto, os cuento que no os estáis volviendo locos.IMG_7235

Porque al principio, aunque sea un ratito, miraréis como duerme hasta que os hagáis con la nueva situación. Es más incluso ahora con seis meses, y que tengo un walkie con cámara, miro cómo duerme. La verdad es que hoy, desayunaba con mis primitos pequeños a los que quiero con locura y uno de ellos me ha dicho: “¿verdad que te pasarías el día entero mirándolo?” Así es. No sé qué tienen los bebés pero aunque duerman puedes estar horas mirándolos… Es más, cuando duermen, transmiten muchísima paz.

Otro día que recuerdo como si fuera ayer, fue el momento salida del hospital. Nos teníais que ver, cargados a no poder más. Porque creédme, que, ¡iréis cargados! ¡Cargados es poco! ¡Cómo si de una mudanza se tratara! Bueno, el caso es que yo llevaba a Jorgito en brazos en un arrullo. Y el momento de salir completamente del hospital y pisar la acera… ¡Madre mía! No sé que tienen los hospitales pero a mi por lo menos me dan muchísima seguridad…  Sabes que estás ahí y si pasa algo, sea lo que sea, confías plenamente en que te ayudarán y siempre lo solucionarán. Con lo cual el momento “pisar la acera” fue, yo pensando hacia mis adentros: ¡Cuidado! ¡Viene alguien en bici! ¡A  ver si me va a atropellar! Es cómo un sentimiento de des protección. Como salir de la burbuja. ¡Plof! BIENVENIDO AL MUNDO DE SER PADRES. 😉

A todos los que estáis a punto de lanzaros en el mundo de ser padres: confiad en que lo haréis bien. No os agobiéis. Estad tranquilos. Dedicaros a cuidaros en el embarazo. A vivir esa etapa con la mayor tranquilidad posible. Disfrutadlo con los vuestros. Sed positivos; porque la negatividad solo os causará preocupaciones innecesarias. Preocuparse de antemano es solo una forma de quemar el tiempo. No tengáis miedo a equivocaros, porque os equivocaréis. Y aunque es difícil dejar ese miedo de lado, aprended a vivir con ello. Cuando seáis padres, permanecerá con vosotros. Intentaréis proteger a los hijos siempre, y os preocuparéis por ellos todos los días de vuestras vidas.

Anuncios

3 comentarios en “Ser padres es para toda la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s