Conciliar no es ir a trabajar con tu hijo

 

¡Buenas noches!

Aunque no es típico de mí escribir un miércoles, he querido hacerlo porque ha saltado un tema a la actualidad de una forma que no considero del todo acertada: la conciliación familiar.

Hoy mismo hemos visto como Carolina Bescansa, una diputada del partido político Podemos, se llevó a su bebé de pocos meses al Congreso de los Diputados.

Tras leer muchos artículos de opinión y leer muchos comentarios de otros padres y madres; unas quejándose por el hecho, y, otras alabándola, he decidido escribir lo que pienso yo y representar a una madre de la realidad. Ya que, ni pertenezco a la realeza, ni tampoco ocupo un cargo de poder. Por lo que me otorgo el adjetivo de madre de la realidad, enfocándolo en que soy una mujer trabajadora, normal, como muchas mujeres. Como la gran mayoría.

Quiero dejar claro que estoy dejando los temas políticos a un lado, ya que para mí es igual de criticable que si lo hiciera otra persona de otro partido político. Os expongo las razones por las cuáles no estoy nada de acuerdo:

Llevar a un bebé colgado del brazo al trabajo, no es la forma más correcta de reivindicar una mejora en la conciliación laboral y familiar. Perdonadme los defensores de la causa, pero las cosas no se hacen así.

Indudablemente, creo que hablo por muchas mujeres cuando digo que es una realidad, el deseo que tienen todas las familias de que se den más facilidades para poder conciliar y por lo tanto, no suponga tener que llevar a cabo el abandono o el paréntesis de uno de los padres en su carrera profesional.

¿Y, entonces, cómo se hace?

Pues en primer lugar, informándose de lo que verdaderamente quieren las familias. Y, en segundo lugar, tratando de poner en práctica esas demandas con los mecanismos que el Estado tiene para ello.

¿De verdad quieres llevarte a tu hijo al trabajo para poder estar con él? Yo no.

Primero, porque no considero que sea un ambiente para que esté un bebé en sus inicios de vida. Los bebés deberían estar en entornos tranquilos, tienen que dormir y descansar en una buena postura, tienen que jugar, interactuar y un millón de etc que se me ocurren, que sinceramente no son muy compatibles con llevarle a tu puesto de trabajo. Primero porque para mí, el cuidado de un bebé ya es un trabajo. No es que no se puedan hacer dos cosas a la vez. Sí, se puede. Pero no se harán igual de bien. Lo siento pero trabajar en tu profesión y estar al cuidado de tu bebé, no son compatibles en la realidad.

Y segundo, porque sinceramente creo que no es lo que buscamos las familias que tratamos de conciliar. Además creo que podría hacer una lista infinita de trabajos donde verdaderamente es inviable. Solo pensad el hecho de ver a un bebé colgado de una madre o un padre que son camareros, cocineros, médicos, conductores e infinitos puestos de trabajo más… Lo siento, pero no lo comparto. Primero porque, perdón por la expresión me parece una gilipoyez. Y segundo porque no es ni siquiera en muchísimos casos un entorno seguro para un bebé.

Así que todos aquellos que os creéis con el derecho de reivindicar la solución a un problema social que se debe tomar con seriedad a base de tonterías, no provocáis nada más que revuelo. ¿Por qué no dejamos de hacer el paripé un rato y nos ponemos a trabajar? Cada uno a lo que le corresponde. Y cuando digo esto, ¿por qué no empezáis vosotros mismos, los políticos, a trabajar en propuestas viables para la sociedad en lugar de intentar llamar la atención de los medios y crear encima disputa ante un hecho que preocupa verdaderamente a la sociedad, como es la conciliación de la vida laboral y familiar?

conciliar es pasar tiempo en familiaY cuando digo conciliación laboral y familiar, significa que las familias queremos prestar atención a los cuidados de nuestros hijos, queremos enseñarles, queremos ayudarles a desarrollarse como personas. Queremos pasar tiempo con ellos, paseando, jugando, visitando a otros familiares. Queremos disfrutar de un momento de relax como lo es un baño. Queremos ir a recogerlos en su primer y siguientes días al colegio. E incluso queremos ayudarles a hacer los deberes. Porque está muy bien llevarse a un bebé colgado a un Congreso un día, para levantar revuelo. ¿Pero qué van hacer con sus hijos cuando vayan al colegio? ¿Les llevará para repasar con ellos los deberes cuando sean mayores? Yo al menos como decía antes, no lo quiero. Eso no es conciliar. Eso es hacer partícipe a tu hijo de tu vida laboral y hacer que se adapte a ella. Como comentaba anteriormente, no creo que eso sea lo mejor para ellos.

Así que, vamos a trabajar cada uno en lo nuestro. Cada a uno a lo que se dedica. Así que por favor, políticos y demás personajes públicos, no seamos hipócritas y vamos a trabajar más en “construir propuestas”, en “desarrollar ideas” y vamos a dejar el teatro para los que se dedican a ello, porque conciliar no es ir a trabajar con tu hijo. Conciliar es pasar tiempo en familia.

 

Anuncios

6 comentarios en “Conciliar no es ir a trabajar con tu hijo

  1. Estoy completamente de acuerdo. Me parece lamentable que utilice a su hijo de esa manera.
    Pero lo que mas me ha indignado es saber que tiene la posibilidad de conciliar, ya que el congreso tiene una guardería donde puede estar su bebé el tiempo que necesite, y si como dice, todavía le está dando el pecho, que mejor que trabajar en un lugar que dispone de gurderia para no tener mas que ausentarte media hora y dar de comer a tu hijo?
    Las madres de la realidad, como nos bautizas, creo que no estamos muy contentas con el gesto, mas trabajar para cambiar las cosas y menos gesto mediático.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Lucía,
      ¡Gracias por tu comentario!
      A mi también me parece que el gesto no es nada acertado. Aunque se esté reivindicando algo, eso no quiere decir que hagamos las cosas mal y a lo loco para que nos hagan caso. Yo soy más partidaria de hacer las cosas bien independientemente de que cueste más tiempo o no… Y como bien dices, mucho menos utilizando a un pequeñin.
      Un saludo. 😉

      Me gusta

  2. Hola compañera. Te escribo como madre y bloguera, que también soy, porque me ha llamado la atención tu post.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que conciliar no es ir a trabajar con nuestros hijos (ni si tienes uno o más, que sería una auténtica locura), pero tampoco creo que conciliar sea pasar tiempo en familia. Conciliar es unir dos conceptos que son contrarios, como en este caso la vida laboral y familiar, y es que, socialmente con este concepto ya se nos está indicando que una cosa no puede ser igual que la otra. Yo como madre no quiero que en el trabajo se me conozca únicamente por ello, sino por mis aptitudes y mis cualidades a la hora de desempeñar mi puesto. Pero creo que las políticas y la propia sociedad no tiene claro tampoco a veces esta idea, por eso la diputada (te adelanto que no soy votante de Podemos) en ese ejercicio de representante de una parte de los ciudadanos que la han votado, rehuye a dejar a su hijo en la guardería del Congreso (cuantas querrían poder tener una en sus trabajos para estar cerca de sus hijos y evitarse así madrugones y malestares) para poder ser la voz de todas las mujeres que tenemos tan difícil la tarea de ser madres y trabajadoras al mismo tiempo. Y es que es tan difícil que muchas mujeres cuando se quedan embarazadas o dan a luz a sus hijos pierden sus puestos de empleo. Y tanto es así que la edad para engendrar a nuestros primeros hijos cada vez es más alta. Es muy bueno y muy sano que hablemos del tema de la conciliación, de las mujeres y nuestra perspectiva en la sociedad, y que se hable de niños y de formas de crianza. Por desgracia, mientras haya polémica, la libertad y normalidad en un gesto como el de Bescansa seguirá estando ausente.

    Me gusta

    1. Hola María.
      Gracias por tu comentario y tu opinión.
      Conciliar para mi es que mi trabajo me permita desempeñarlo con eficiencia y poder pasar tiempo en familia (pero doy por hecho en mi post que hablo de que trabajamos).
      De hecho si lo piensas bien, para ti también lo es pasar tiempo con ellos. Cuando dices unir dos conceptos contrarios “laboral y familiar”.
      Sin embargo a mi el gestó del martes no me pareció apropiado.
      Creo que las cosas hay que lucharlas, y aunque cueste mucho más hacerlo bien, creo que para que se tomen con seriedad hay que hacerlas de manera correcta.
      Uno debe reivindicar sus derechos y aunque cueste más llegar a la meta actuando pasito a pasito y de manera correcta, la victoria siempre es más satisfactoria cuando se hacen bien las cosas.
      Yo hubiese preferido que se hubiesen planteado propuestas de racionalización de horarios, o mejoras en las bajas de maternidad y paternidad. o más incentivos para las familias con hijos, incentivos en empresas que den flexibilidad en el trabajo… Se puede hacer muchas cosas, pero antes de hacer las cosas un poco a lo loco, hay que estudiar y escuchar mucho, y hay que sentarse con miles de empresas para ver cómo alcanzar el objetivo común. Porque al fin y al cabo a casi todos, nos llegará el momento de ser padres algún día.
      Pero cierto es que se ha hablado mucho del tema. No obstante como te digo espero que ésto no se quede en un escándalo y que una vez hecho esto, ahora lo tomen con la seriedad que merece.
      Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s