Visitas en el hospital

¡Buenos días!

¡Ya estoy de vuelta! 😀

Perdonad que haya desaparecido unos días, pero han sido un poco difíciles. He tenido bastante trabajo y por las noches no hemos dormido muy bien. Así que se nos ha juntado un poco todo y me ha sido imposible escribir.

Hoy vuelvo para contaros algo más de nuestros días en el hospital. Como ya os conté en otros post anteriores cómo fueron los primeros momentos con él y todo el proceso de la cesárea, quiero centrar el tema de las visitas en el hospital.

Del primer día tengo algunos recuerdos que creo nunca olvidaré, supongo que porque las emociones que se viven ese día son tan intensas que se quedan grabados muchos momentos a pesar de que también se tienen lagunas por el cansancio, la anestesia y toda la situación en general…

Recuerdo que nada más llegar a la habitación, me pusieron en bracitos a mi gordote. Estaba acurrucado en uno de sus arrullitos preferidos que le hicieron unas tías muy especiales y muy generosas que tine Jorge. ¡Qué emoción fue verlo en su arrullito y vestidito con su primera ropita! Porque es tan ideal ver a tu bebé por fin con su ropita. La ropita que has preparado para su llegada con mucho mimo.

Su primera ropita la elegí con mi prima Victoria unos días antes. Ella es quién me ayudó a preparar la bolsa para el hospital. Y quien recuerdo contando hasta los pañales que llevábamos y recomendándome llevar más por si acaso. Qué ideal es tener una niña cerca en estos momentos… Mi prima no sabéis  la emoción que vivió la llegada de un primito segundo nuevo. Estuvo y está (porque sigue) completamente emocionada. Lo días antes consciente de que Jorge iba a nacer enseguida, ella estaba practicando con sus nenucos, yo me derretía con lo que me contaban. Cómo es de alucinante tener el sentimiento de ser mamá tan desarrollado desde tan pequeñitos… Y eso que también tengo primitos chicazos que les encanta jugar con Jorge. Pero lo de las niñas es algo totalmente diferente.

La primera visita que recibimos después de los padres de Juan y mis padres fue la de mi abuela. Con 99 años vino a vernos para conocer a su bisnieto número 15. Prácticamente ella fue nuestra primera visita y fue totalmente inesperada. A mi abuela le fascinan los niños chicos y más aún si tienen el pelo y ojos claritos. Esto es porque sus antecedentes y tanto ella como sus hermanos eran de piel muy clarita, muy rubitos y con unos ojos azules enormes. Así que todas las veces que ha visto a un nieto o a un bisnieto le ha intrigado saber si mantendría algo de sus genes. Los genes de mi abuela son muy fuertes a pesar de ser genes recesivos. De hecho mi hermano ha heredado sus ojos azules.

Antes de que nazca el bebé, todo el mundo intenta imaginarse cómo será su carita. Yo siempre tuve un presentimiento y aunque Juan es moreno y yo soy castaña siempre pensé que Jorge tendría el pelo más clarito (al menos los primeros años de vida, porque nada tiene que ver cuando sean mayores). Amenos es lo que soñé cuando me lo imaginé. La gente me decía que seguro tendría el pelo oscuro. Y la verdad sería lo más normal, porque con padres de pelo oscuro (que son genes dominantes) pues lo más normal es que los niños lo adquieran. Pero yo sabía que existía una posibilidad de que su pelo fuera clarito y de hecho yo también tuve el presentimiento de que iba a ser así. ¿De qué depende el color de ojos y de pelo? Pues principalmente del factor genético y luego de la naturaleza en sí misma.

Jorge nació con el primer pelito más bien de color castaño. Algunos días yo le veía hasta pelirrojillo… Y mi abuela con la experiencia que le abalan sus 99 años (ya casi cien), los 4 hijos, 10 nietos y los 15 bisnietos que tiene (en camino el décimo sexto y séptimo) nada más verlo y emocionarse dijo que iba a tener algo de sus genes. Y dijo claramente: “este niño va a ser de pelo claro”. Y la verdad no se ha equivocado mucho por el momento. Ya veremos si le cambia después. Lo que sí que ha tenido dudas es en cuanto a los ojos. Aunque dijo que los tendría claros, los ojos de Jorge están aún sin definir del todo. Son como unos ojos pardos, marrón verdosos con algo de naranjita en el iris. Pero independientemente del color de su pelo y sus ojitos para mí es el niño más guapo del mundo y a todas las mamás con el suyo les pasará lo mismo.

IMG_9938

El primer pelo con el que nacen los bebés no es definitivo. Este tiende a caerse en los tres primeros meses de vida normalmente y por ende comienza a salir el “pelo nuevo” y a reemplazar el anterior. Se dice que incluso hasta que el niño tenga un año y medio el color de pelo y de ojos puede cambiar y no ser definitivo. Para aprender más acerca de esto hay unas leyes que se llaman las leyes de Mendel que hablan sobre la transmisión de los genes de padres a hijos.

¿Y vuestros bebés que genes han heredado?

Volviendo a nuestros primeros días, después de mi abuela no tengo en mente quiénes fueron las siguientes visitas, pero lo que sí sé es que fuimos de los más visitados de toda la planta en esos 4 días.

Esto de las visitas en el hospital es algo muy particular, a mi por lo general me encanta estar con gente y me gusta mucho que vengan a verme. Pero sé que hay gente a la que no le gusta que le vayan a ver.

Gracias a todos los que os acercasteis aunque fuera un segundo a vernos. Estamos muy agradecidos los tres de rodearnos de gente como  todos vosotros. Millones de gracias. Os queremos.

La verdad que Jorge esos días tuvo muchísimas visitas, iba de brazo en brazo y no decía nada, nunca lloró. Sólo cuando tenía hambre… Y muchas veces estaba dormidito y lo cogía otra persona y seguía completamente frito. ¡Ay! Que pequeñín era…

Recuerdo la emoción de estar con mis mejores amigas, ellas sentadas en el sofá con Jorgito hecho bolita, que me trajeron una tarta de pañales enorme súper chula con una tarjeta preciosa (la cual voy a enmarcar de recuerdo para la habitación de Jorge nuestra nueva casita). Esto es una idea genial de regalo para la llegada de un bebé. Mis amigas lo hicieron con muchísimo cariño y la verdad me encantó. ¡Cómo las quiero! (Faltan algunas de ellas en la foto porque no estaban en España). Sin duda fue otro de los momentos que recuerdo con más cariño.

miss patucos visitas en el hospital

También recuerdo a los amigos de Juan, la emoción de conocer a Jorge y su primer selfie con él…

 Casi lloro de verlas otra vez…

selfie miss patucos visitas en el hospital

Esto de las visitas en el hospital es algo muy particular como os digo. Nosotros estuvimos en el hospital San Francisco de Asís y la verdad es que nos atendieron de maravilla. Recibimos muchísima gente de visita que querían conocer a Jorge y ver como estaba su mamá. Lo siento por el padre pero en esta ocasión les tocan menos atenciones incluso que durante el embarazo. Casi solo se dejan caer consejos de todo lo que tiene que hacer para ayudar a la mamá a recuperarse y acuidar al bebé.

Tuvimos tantas visitas que hubo un día que no cabíamos en la habitación. Es verdad que hay veces en los que da una sensación de agobio, pero por el hecho de que se junta mucha gente de diferentes grupos y no puedes atender a todos a la vez.

He oído de mucha gente a la que no le gusta que le vayan a ver al hospital o incluso no dicen cuando ha nacido el bebé para evitarse que aparezca allí la gente.

A mí me encanta. Ya me conocéis, soy muy sociable y me encanta estar con gente. Lo que sí es cierto es que recomiendo a todos que vayáis de visita al hospital siempre preguntar y avisar antes de ir, para organizar a todos los que van y los que están allí.

Yo en particular prefiero que vengan a verme al hospital que a casa en los primeros días. Porque en casa a pesar de que van a ver al bebé siempre tienes que atenderles también, tener bebidas disponibles y demás cosas… Y si estas en casa es inevitable no preparar nada.

La verdad es que si queréis conocer al bebé en los primeros días yo prefería que fuera en el hospital o sino ya pasados unos días espués de llegar a casa. Además el hecho de que vayan a tu casa, cuando acabas de llegar con el bebé que llegas como si vinieras de mudanza, estás ya inmerso en el cuidado de él, sin enfermeras ni médicos que ayuden… para osotros supuso un gran esfuerzo, y eso que tuvimos muchísima ayuda de nuestros padres. Y si viene alguien de visita, te sientes en la obligación de recoger también toda la casa, porque a pesar de organizarse uno bien, es muy difícil mantenerlo los primeros días todo impecable y ordenado. Y cuando vienen visitas quieres que esté todo así… Por eso bajo mi punto de vista lo ideal es que los más amigos vayan a verte al hospital, conozcan a tu pequeñín y ya más adelante cuando te instales y te organices un poco puedan ir a verte a casa o incluso tu encontrarte con ellos en algún sitio.

¿Y  vosotros qué opináis? ¿Preferís recibir las visitas en el hopsital o en casa?

Y para terminar os dejo una de esas historias bonitas que prometí poner cada semana que me ha encantado. ¡Os dejo también el vídeo!

Unos niños leen cuentos a los perritos de un refugio para facilitar su adopción

¡Un beso enorme!

Anuncios

2 comentarios en “Visitas en el hospital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s